Venta instrumentos musicales

Venta de instrumentos musicales: ¿Cómo lograr el éxito en un mundo tan competitivo?

Según la noticia del diario La Nación publicada el domingo pasado, la industria de la fabricación de instrumentos musicales está atravesando un muy buen momento. Sin dudas es una excelente noticia y merece una reflexión frente a la situación económica por la que atraviesa nuestro país y el mundo entero. Las cosas son cada vez más complicadas en todas partes y un ambiente tan competitivo lleva a buscar formas de superarse.

El mercado de instrumentos y audio profesional tiene una importante facturación que compite muy bien dentro del mercado mundial, según la Cámara Argentina de Fabricantes de Instrumentos musicales (Cafim).  Esto se debe a varios factores. En primer lugar, la óptima calidad de los productos nacionales que hace que los productos que se fabriquen en nuestro país puedan superar ampliamente a los que vienen de afuera. Los fabricantes locales emplean materias primas de excelencia y una mano de obra altamente especializada y obtienen productos altamente destacables. Al aumentar la demanda aquí y en el exterior, las plantas de fabricación debieron ampliarse así como también los puestos de trabajo.

Tienda de instrumentosPor otra parte, todas las compañías que actualmente existen en Argentina se han diferenciado en la fabricación de distintos instrumentos, lo cual resulta una gran estrategia competitiva. Algunas empresas lo hacen a través de diseños innovadores, del prestigio acarreado por los años de experiencia mientras que otras enfocan su atención en los tiempos de entrega y el precio competitivo de los productos.

Cómo surgió la música y cómo nacieron los primeros instrumentos musicales es toda una gran intriga. El ingenio humano ha ido creando un sinfín de instrumentos musicales a lo largo de la historia. Un luthier fue, es y sigue siendo un verdadero y exquisito artesano. Pero el mundo globalizado de hoy en día exige adaptarse a la realidad. Sin dudas, quienes han heredado el negocio de sus ancestros han sabido interpretar las necesidades vigentes, modificando sus oficios, profesionalizándose y aumentando la producción en sus empresas. Para una competencia cada vez más agresiva, el éxito proviene hoy del equilibrio entre calidad, precio y diferenciación.