Qué son y para qué sirven los purificadores de aire

purificador de aire

Es común en la actualidad pensar que el aire contaminado lo respiramos únicamente o en mayor medida cuando transitamos por la calle y que al entrar a nuestros hogares, oficinas u otros espacios cerrados, comenzamos a respirar mucho mejor. Esto es sólo un mito. El aire dentro de nuestros hogares, si no está ventilado, puede estar más contaminado que el del exterior. Ahora, existen diversos elementos en el mercado, que permiten obtener una mejor calidad de aire en nuestras casas y uno de ellos son los purificadores de aire.

Estos aparatos reducen los contaminantes como el polen, el moho y el humo del tabaco aspirándolos a través de filtros, que ayuda a reducir los síntomas de alergias y enfermedades. Además, como medida contra los malos olores, es totalmente óptimo.

¿Cómo funcionan los purificadores?

Los purificadores dirigen el aire al interior del dispositivo con la ayuda de un ventilador. El aire pasa por un filtro de alta eficiencia tipo HEPA, que permite capturar las partículas de aire que pasan por él. Permite limpiar el 99% del aire y éste vuelve a dispersarse silenciosamente por la habitación, mediante un poderoso ventilador.

Efecto ionizador

Para poder incrementar su efectividad, algunos purificadores están equipados con una opción de ionizador, el cual libera iones de carga negativa, que se unen a las partículas de cargas positivas, como el polvo y el polen, las cuales forman partículas de tamaño más grande, haciendo que al filtro HEPA le sea mucho más simple atraparlas.

Entre los objetos que atrapa un purificador, de acuerdo a su tamaño, tenemos los siguientes:

  • 100 micrones: El diámetro de un cabello humano.

  • 25 micrones: Otras partículas o residuos.

  • 10 micrones: Polvo más espeso, esporas o polen.

  • 5 a 10 micrones: Escamas de piel, moho, polen o escamas de mascotas.

  • 0,3 a 1 micrón: humo del tabaco o gases metálicos, como el mercurio.

Los purificadores de aire son elementos bastante útil cuando se trata de descontaminar un determinado ambiente, ya sea de malos olores provenientes de diversas fuentes. Hay que tener claro que nuestra salud y el bienestar de nuestro organismo es algo a lo que debemos poner mucho ojo, por lo que siempre hay que estar al tanto de qué producto o elemento nos puede ayudar mejor a purificar el aire y hacerlo más respirable.

Un ambiente fuera de contaminación va a hacer que podamos desempeñarnos mejor en nuestras tareas, ya que esto afectará positivamente en nuestro organismo, permitiendo aumentar la concentración en las labores que estemos llevando a cabo.