Los edificios inteligentes de Santiago de Chile

Los edificios inteligentes de Santiago de Chile

ledsLos paradigmas arquitectónicos han cambiado a gran velocidad. Los primeros edificios que se construyeron en Santiago de Chile tenían copas de aguas en sus techos porque los sistemas de cañerías aún eran limitados e incluso segregado para algunas comunas por horario y cantidad de litros. Por lo tanto, y con el fin de de mejorar el abastecimiento de agua, muchos arquitectos prefirieron incorporar estanques de aguas gigantes sobre los techos de sus edificios. Hoy en día, gracias a los modernos sistemas de cañerías este tipo de construcción ya no es necesaria. Es por esto que en el siguiente artículo revisaremos brevemente los principales cambios que ha sufrido la arquitectura de edificios en Santiago de Chile.

Edificios inteligentes

Las inmobiliarias han hecho un excelente trabajo de innovación durante los últimos años. El uso de cada espacio ha permitido que las ciudades comiencen un crecimiento vertical con un acertado aprovechamiento de los recursos. A modo de ejemplo, hay edificios ya construidos que tienen espacios para trotar en sus terrazas con arenillas especialmente acondicionada para aquellas personas que disfrutan del deporte. Pero esto no es todo, la alta demanda de energía de las ciudades ha generado que muchos departamentos instalen paneles solares en sus terrazas.

Sustitución de luz en vez de gas

También los principios arquitectónicos han desarrollado los planos considerando un nuevo tipo de energía, la eléctrica. En concordancia con el preocupante cambio climático son cada vez más común los edificios donde sus instalaciones todas eléctricas. Calderas en vez de calefont y cocinas a luz en vez de gas han facilitado la vida de los santiaguinos entregando incluso mayor seguridad a los ciudadanos.

Ventilación e iluminación

Pero eso no es todo. Actualmente existen nuevos patrones arquitectónicos que entregan una mejor ventilación a los inmuebles. Esto se logra con sistemas de ventilación naturales a través de los pasillos sin necesidad de gastar energía. Lo mismo ocurre con la iluminación, ubicando correctamente la arquitectura general del edificios.

Al construir un edificio inteligente , es un beneficio para todo el mundo. El valor del edificio aumenta para los promotores inmobiliarios  y los propietarios. Para los administradores de propiedades e instalaciones, estos edificios ofrecen  subsistemas de gestión más eficaces y más eficientes, tales como la racionalización de la gestión global del edificio. Para los arquitectos, ingenieros y  contratistas, permiten combinar el diseño y la construcción con el consiguiente ahorro en la gestión global del proyecto.

Los edificios inteligentes constituyen también un elemento crítico en la sostenibilidad energética y los smart grid. Los sistemas de automatización que forman parte de un edificio inteligente, como los de gestión de climatización , medición y gestión energética control de soleamiento y control de  la iluminación , juegan un rol protagonista en la definición de la eficiencia energética real del inmueble.