Samsung pone sus fichas en Tizen

samsung_tizenLa asociación que se acaba de materializar entre Samsung y Microsoft tiene a la empresa coreana más que optimista ante las posibilidades de que Tizen, su sistema operativo, llegue muy lejos. El objetivo de esta titánica alianza es congregar a más desarrolladores este sistema operativo de código abierto por el que Samsung lleva tanto tiempo apostando.
Tizen, que está basado en Linux, se encuentra integrado en diferentes dispositivos de la compañía coreana, como wearables, smartphones, Smart TV o el propio IoT. El problema es que no hay suficientes desarrolladores y las aplicaciones se quedan cortas.
Un ejemplo de ello se avistó con el recién estrenado SamsungGear 3, el cual, a pesar de tener un diseño y funcionamiento más que destacable, se quedó limitado en cuanto a aplicaciones.
Sin embargo, la empresa coreana no ha dudado un segundo en las potencialidades de Tizen, por lo que ha dado inicio a esta alianza con Microsoft, con quien ya anunció una estrecha colaboración en proyectos de código abierto, como .NET Core y Xamarin.Forms, que facilitarán soporte de .NET para Tizen.
Apuesta por desarrolladores
Pero no es lo único a lo que aspira Samsung para potenciar su sistema operativo. Hace unas semanas se dio a conocer que la empresa creó un nuevo sistema de incentivos para aquellos desarrolladores que colaboren en la alimentación del ecosistema Tizen. El presupuesto para estos incentivos suma un total de 9 millones de dólares.
Lo que se busca es repartir 10.000 dólares a cada uno de los desarrolladores que consiga situar su aplicación entre las 100 más destacadas de cada mes, con un desembolso total de un millón de dólares mensuales. Así, la idea es prolongar este sistema de incentivos durante los próximos 9 meses y, a través de ello, aumentar la cantidad y la calidad de las aplicaciones en Tizen.